El síndrome de alergia oral es gatillado por reactividad cruzada entre proteínas alimentarias y polínicas, principalmente pólenes de abedul, ambrosía y artemisa. Pacientes alérgicos a la ambrosía pueden reaccionar en forma cruzada con melón fresco y plátanos, mientras que los alérgicos al polen del abedul pueden reaccionar a la papa cruda, zanahoria, apio, peras, avellana y kiwi.

Es la manifestación cutánea más frecuente de las reacciones adversas por fármacos. Suele ser difícil de distinguir de los exantemas infecciosos. La erupción puede ser predominantemente eritematosa, maculopapular o morbiliforme. A menudo comienza en el tronco o en áreas de presión y se extiende de forma simétrica a las extremidades, haciéndose confluente progresivamente. Además, pueden encontrarse lesiones urticariales en las extremidades, que le confieren un aspecto polimorfo.

La anafilaxia es una reacción general del organismo, potencialmente fatal, tras el contacto, aplicación o administración de un fármaco, que aparece en forma inmediata (dentro de la primera hora) y que compromete por lo menos dos sistemas. La rapidez con que aparecen los síntomas predice la gravedad del episodio, mientras más precoz se desarrolla la anafilaxia, la reacción será más grave y potencialmente letal.

La urticaria es una erupción cutánea caracterizada por la presencia de pápulas edematosas, circunscritas y pruriginosas, denominadas habones. Las lesiones pueden ser de distintas formas y tamaños, de color variable (generalmente eritematosas, con un centro pálidoblanquecino), confluentes y fugaces.

La dermatitis atópica (DA) o eczema es una enfermedad común de la piel que, a menudo, se acompaña de  otros desórdenes atópicos, como rinitis alérgica y asma. Las manifestaciones clínicas de la DA varían según la edad: se pueden identificar 3 estados. En  lactantes, las lesiones aparecen  en las mejillas y cuero cabelludo. Los rascados, con frecuencia comienzan pocas semanas después, causando  lesiones encostradas.